Los vehículos eléctricos presionan a la baja los precios de las baterías allanando el camino al almacenamiento estacionario

Actualidad

Las instalaciones de sistemas de almacenamiento de energía (ESS) vinculadas a la red eléctrica y los servicios auxiliares experimentarán un rápido crecimiento en los próximos dos o tres años debido a su creciente número de aplicaciones y al menor costo de los sistemas por el desarrollo de los vehículos eléctricos (EV).

Los factores clave son el aumento de la integración de energías renovables variables, el aumento de la demanda de energía, el retiro de activos y la innovación en tecnología digital inteligente, dice la firma de análisis y datos GlobalData. Se espera que los ESS sirvan como un centro crucial para toda la red eléctrica, desde la administración de energía durante los períodos de carga máxima, permitiendo la administración de energía y aumentando la calidad y confiabilidad de la energía, para ayudar a disminuir los impactos ambientales.

El último informe de GlobalData, ‘ Investigación temática: sistemas de almacenamiento de energía (ESS)‘ , destaca que las aplicaciones potenciales de los ESS han atraído la atención de una serie de partes interesadas a lo largo de la cadena de valor, allanando el camino para la próxima fase de la transición energética. El almacenamiento de energía actúa como un importante facilitador de una red más inteligente, y los sistemas de almacenamiento de energía por baterías (BESS) proporcionan una amplia gama de servicios y funciones primarios y auxiliares para los operadores de la red.

Sneha Susan Elias, analista de energía senior de GlobalData, comenta: “Las baterías de iones de litio (Li-ion) están emergiendo como pioneras entre las tecnologías de almacenamiento de energía en baterías. El creciente crecimiento de los vehículos eléctricos dio como resultado avances en las tecnologías de iones de litio y una disminución constante en los precios de las baterías de litio. A medida que los costos de las baterías continúen cayendo, el almacenamiento de energía a escala de la red eventualmente desplazará a las plantas de gas natural de mayor demanda.

Según GlobalData, en el futuro, el almacenamiento a escala de red también desempeñará un papel clave en el equilibrio de las redes. La generación renovable es notoriamente intermitente. El suministro de energía debe volverse más dinámico para adaptarse a esta intermitencia. El carbón y la energía nuclear no pueden subir y bajar lo suficientemente rápido; sólo el gas natural y las baterías tienen la capacidad de proporcionar energía de respaldo».

Junto con las baterías de iones de litio, las baterías de iones de sodio y de flujo redox también son tecnologías prometedoras para el futuro.

Elias añade: “Las baterías de estado sólido están cada vez más cerca de la comercialización. Reducirán la inflamabilidad de las baterías, la posibilidad de cortocircuitos y aumentarán sustancialmente el número de ciclos de carga. Si bien las baterías de iones de litio han ganado más popularidad que otras tecnologías de almacenamiento de energía en baterías, con un despliegue a gran escala en vehículos eléctricos y redes eléctricas, la introducción del grafeno puede ayudar a revolucionar la forma en que se utilizan las baterías y mejorar su potencial de mercado. El grafeno hará que estas baterías sean más ligeras, duraderas, aplicables en el almacenamiento de energía de alta capacidad y les permitirá cargarse más rápidamente».

Las fábricas de baterías de todo el mundo se han ampliado para la producción de baterías para vehículos eléctricos. Esta caída en los precios de las baterías ha acelerado la viabilidad económica del almacenamiento de energía en baterías y ha acelerado el despliegue de proyectos de almacenamiento de energía a nivel mundial.

Sin embargo, la pandemia de COVID-19 ha provocado una restricción de suministro, lo que ha tenido un impacto en los mercados mundiales de vehículos eléctricos junto con los proyectos de almacenamiento de energía, lo que ha provocado retrasos en los proyectos o un aumento de los costes. Y esta situación no está de acuerdo con la narrativa convencional sobre los proyectos de almacenamiento en red y los vehículos eléctricos que se benefician de la disminución constante del precio de la batería.

Elias agrega: “En lo que respecta al almacenamiento de energía en baterías, la china BYD ha sido un proveedor clave para los mercados de almacenamiento de energía del Reino Unido y, por lo tanto, las pérdidas de producción de la compañía en el primer trimestre de 2020 podrían dañar a los desarrolladores británicos. Además, en Australia, BYD ha estado involucrado en una serie de proyectos de almacenamiento de energía en trámite, que también afectarán a este país.

El analista de GlobalData conidera que, a nivel mundial, los fabricantes de automóviles buscan independencia de la supremacía actual de los fabricantes de baterías chinos y apuntan a asegurar sus cadenas de suministro de baterías. La dependencia excesiva de la industria china se ha puesto de manifiesto recientemente con el brote de COVID-19 que provocó interrupciones en el suministro de componentes. Se espera que la propia China sufra una caída en la producción de alrededor de un millón de vehículos.

Fuente: https://elperiodicodelaenergia.com/los-vehiculos-electricos-presionan-a-la-baja-los-precios-de-las-baterias-allanando-el-camino-al-almacenamiento-estacionario/

Almacenamiento eléctrico

Noticias relacionadas